Para ver la Tienda On Line debes acceder a tu cuenta.

Utilizamos cookies propias o de terceros para analizar y optimizar la navegación en nuestro sitio web así como para publicidad comportamental.
Si sigues navegando, consideramos que acepta su uso y nuestra Política de Cookies.
Para obtener más información o cambiar la configuración, lee nuestra Política de Cookies.

Accede a tu cuenta

  • Conectando...

BM no es lo mismo

Tu compra AHORA más cómoda Vídeos de recetas Tarjeta BM

10 oct 2017Alimentación

Huevos: solos, revueltos o para acompañar

Los huevos tienen alto contenido en proteínas, lípidos, agua y minerales

Cuando hacemos referencia a los huevos pensamos en los de gallina, pero no son los únicos que utilizamos en nuestras cocinas; codorniz, pato, perdiz, faisán o incluso avestruz para los más exóticos, todos son una buena opción cuando se trata de innovar en la cocina.

Su alto contenido en proteínas, lípidos, agua y minerales, así como su versatilidad, ya que se puede usar tanto en platos dulces como salados, le otorgan esa popularidad y ese papel principal en cualquier tipo de gastronomía. Y lo más importante en época de crisis, son el aporte proteínico más barato del mundo. Además no debemos olvidar que no contiene grasas saturadas que junto con los ácidos grasos trans son las auténticas amenazas para nuestro nivel de colesterol, por lo que los huevos resultan recomendables dentro de cualquier dieta.

Más allá de las preferencias de cada uno en cuanto a la talla de los huevos, debemos tener claro qué clase estamos comprando y para hacerlo, debemos fijarnos en el código que aparece impreso sobre cada uno de ellos. La primera cifra designa el nivel de cuidados con el que ha sido criada la gallina ponedora. Esta cifra va desde el 0 (huevos ecológicos, de gallinas criadas al aire libre y alimentadas con piensos natural) al 3 (gallinas criadas en jaulas). Entre medias quedarían el 1 (corresponde a las gallinas camperas) y el 2 (criadas en suelo). Inmediatamente después de este número aparecerá el código del país de origen en los países de la Unión Europea (ES en el caso de España). Detrás de esas iniciales aparece el código del productor o granja donde se han criado y el de la provincia en dónde se encuentran.

Algunas recetas con huevo como ingrediente principal

Están deliciosos en tortilla, sí, pero hay muchas otras formas diferentes y originales de preparar huevos. Por ejemplo nuestras recetas de flor de huevo o huevos en soja.

También puedes probar alguna receta más internacional, como este plato portugués de bacalao à brás, o los clásicos huevos benedictinos, de origen neoyorkino, que puedes elaborar con huevos de gallina o de codorniz y son perfectos para el desayuno o  el brunch.

Los huevos son un buen acompañante de otro plato con tradición como son las migas. Prueba esta receta de huevos con migas, setas y hongos o esta otra de migas de pan de semillas con crema de yema de huevo.

Para sorprender a tus invitados anímate con esta receta de crema de arroz con huevo frito, en la que no sabes dónde empieza el huevo y donde termina el arroz, o con esta otra de alcachofas rellenas de huevo de codorniz.

Pero si realmente lo que quieres es una tortilla te proponemos esta de anchoas. ¡Para chuparse los dedos!

Trucos para cocer el huevo perfecto

Es muy importante que los huevos estén a temperatura ambiente antes de cocerlos. El tiempo de cocción contará desde que empiece a hervir. La duración dependerá del gusto de cada uno, siendo 10 minutos el tiempo óptimo para un huevo cocido normal. Si queremos que la yema no quede del todo hecha, 7 minutos sería suficiente. Si lo que preferimos es un huevo pasado por agua bastará con dejarlo unos 3 minutos. También podemos decidir la apariencia que tendrá el huevo una vez cocido. La yema variará de posición dependiendo del estado del agua antes de empezar a cocerlos. Si metemos el huevo en agua fría y luego lo ponemos a cocer, la yema se desplazará hacia un lado. Si los metes en agua ya hirviendo la yema quedará centrada.

Te mostramos en este video cómo hacer un huevo mollete.

Para pelarlos también hay diferentes trucos

Podemos hacerlo de la manera tradicional, desprendiendo con cuidado la cáscara. Si el huevo está cocido en su punto preciso, podemos aligerar este trabajo quitando un poco de la cáscara de ambos extremos, y soplando por uno de esos huecos (el huevo saldrá solo y perfectamente pelado). También podemos dar un toque con el huevo cocido sobre la mesa donde estemos trabajando y dejarlo rodar por ella aportando un poco de presión sobre el huevo con nuestra mano abierta. Estas y otras mil formas para disfrutar de ese pequeño manjar ovalado.