Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar y mejorar la navegación de los usuarios en nuestro sitio web así como para ofrecer publicidad de interés siempre y cuando lo consientas expresamente aceptando este mensaje. Puedes leer más sobre nuestra política de Cookies.

Accede a tu cuenta

  • Conectando...
BM SUPERMERCADOS

ACTUALIDAD

Foto 1

Running

Música para correr: el empujón que necesitabas

La motivación y la constancia son fundamentales para alcanzar los objetivos. A la hora de practicar deporte hay que aprender a vencer los ‘obstáculos’ que nos pone la mente para salir a correr o ir al gimnasio. La clave para iniciarte en el running o para progresar en tus entrenamientos puede estar en tus oídos…

Sí, la música es un gran entrenador personal. Diversos estudios concluyen que escuchar música mientras se practica running ayuda a progresar en tus entrenamientos. Entre los principales beneficios observados: ayuda a evadirse de la fatiga durante los entrenamientos intensos, sobre todo con canciones rápidas o con un alto ritmo (unos 130 pulsos por minuto), y prolonga el esfuerzo.

Esto se produce por un fenómeno neurológico que tiende a sincronizar los ritmos biológicos con el entorno, pudiendo influir desde el momento del día en el que estamos, la luz o los sonidos. De hecho, estos estudios también apuntan que la música puede ayudar a mejorar la técnica de zancada, ya que favorece poder acompasar los movimientos a un ritmo concreto.

Del mismo modo, escuchar música puede ayudar a relajar el cuerpo cuando termine tu entrenamiento. Elegir canciones con un ritmo suave, un género musical concreto o con un fondo emocional (letra evocadora o temas vinculados a recuerdos), favorece que el corazón regrese a su ritmo de reposo.

Que el ritmo te acompañe

Aunque es mejor practicar deporte en compañía, el running es una actividad que habitualmente se suele practicar individualmente. Encuentra una playlist para correr que te guste, eso te aportará compañía y te animará a salir más a menudo. También te ayudará a calcular los tiempos de entreno (por ejemplo, con una lista de 30 minutos).

Eso sí, si sales a correr por la calle evita cruzar calles transitadas –mejor optar por un circuito cerrado al tráfico o correr por un entorno natural- y siempre con un volumen adecuado que te permita escuchar lo que sucede a tu alrededor.