Accede a tu cuenta:


Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar y mejorar la navegación de los usuarios en nuestro sitio web
así como para ofrecer publicidad de interés siempre y cuando lo consientas expresamente aceptando este mensaje.
Puedes leer más sobre nuestra política de Cookies.

BM no es lo mismo

Tu compra AHORA más cómoda Vídeos de recetas Tarjeta BM

CATEGORÍAS

consejos

09 ago 2016Verano

Proteger del sol a los niños

Niño jugando en la playa

Aunque la exposición al sol resulta beneficiosa para nuestra salud, porque estimula la síntesis de vitamina D y favorece la circulación sanguínea, debemos tomar precauciones, especialmente a la hora de proteger del sol a los niños, para evitar una sobreexposición a los rayos UV.

Está claro que toda la familia debe protegerse del sol, pero la piel de los niños es más sensible que la de los adultos y, por ello, es importantísimo protegerlos de la mejor manera posible: utilizando cremas específicas, evitando las horas de mayor radiación solar, hidratándoles con frecuencia, etc.

A continuación os detallamos algunos consejos que te ayudarán a proteger del sol a los más pequeños de la casa, pero al mismo tiempo te servirán para protegeros del sol toda la familia.

Cremas solares específicas
Es recomendable utilizar una crema solar acorde a nuestro fototipo de piel - puedes consultar aquí como elegir el fotoprotector adecuado - y en el caso de los niños ocurre lo mismo. Hay cremas solares específicas para niños, que no suelen estar perfumadas y su base de formulación es más suave que las de los adultos.

La recomendación que hacemos es utilizar un mínimo de SPF 30, si puede ser de amplio espectro mejor todavía, y desde luego nunca con un índice inferior a 15.

Menores de 6 meses
Los especialistas no aconsejan exponer al sol a los niños y niñas menores de 6 meses, ya que su piel está aún desarrollándose y todavía no es capaz de segregar melanina, el pigmento que la protege. Además, su piel es tan sensible que ni siquiera es recomendable aplicarles cremas solares. Por tanto, espera  a que tu bebé supere el medio año.

Evitar horas centrales
Esto es algo que debemos hacer tanto niños como adultos. Entre las 12 del mediodía y las 5 de la tarde, el sol tiene mucha más fuerza, así que mejor evitar exponernos al sol durante esas horas. 

Buscar la sombra
No siempre es fácil encontrar sombra natural cuando estamos pasando el día al aire libre. En el monte o en un parque puede resultar más sencillo, pero en la playa esa tarea se complica. La sombrilla debe ser otro elemento indispensable si tenemos previsto exponernos al sol.

Complementos
Cuando hablamos de protegernos del sol, no nos referimos solo a la piel. Los ojos y la cabeza son otros dos puntos importantes. Incluye en tu kit de playa unas gafas homologadas y un gorro.

Y ahora sí, con la mochila preparada y todos los consejos bien interiorizados, ¡podemos disfrutar de la playa o de la montaña!