Accede a tu cuenta

  • Conectando...
BM SUPERMERCADOS

ACTUALIDAD

Foto 1

Alimentación saludable

Frutos rojos y sus beneficios: para quién es aconsejable y para quién no

Fresas, cerezas, arándanos, frambuesas, moras, grosellas o las bayas de goji son algunas de las frutas que podemos englobar dentro de lo que llamamos frutos rojos o frutas del bosque. La mayoría son frutas de temporada y su momento óptimo es durante los meses cálidos, aunque algunas podemos encontrarlas durante todo el año.

Son principalmente bayas de pequeño tamaño que crecen en climas templados. Tienen un color intenso y un sabor suave y delicioso.

Su proporción de glúcidos es baja, aportando pocas kilocalorías (40 kcal por cada 100 gr.). Esto se debe a que su contenido en agua ronda el 90%, por lo que es ideal para aquellas personas que sigan una dieta de mantenimiento o pérdida de peso. Entre los beneficios que aporta:

  • Antioxidantes: los frutos rojos poseen polifenoles, unos compuestos bioactivos que, en contacto con las bacterias intestinales dan lugar a metabolitos con gran capacidad antioxidante. Por tanto, contribuyen a la prevención de enfermedades crónicas como la diabetes y neurodegenerativas como el Alzheimer.
  • Vitamina C: una ración de 100 g de fresas, por ejemplo, aporta alrededor del 100% de la recomendación diaria de vitamina C. Esta participa en la absorción del hierro, por lo que son buenas para combatir la anemia; ayuda también al sistema inmunitario y mantiene sanos las encías, huesos y vasos sanguíneos.
  • Fibra: importante para mantener una correcta salud gastrointestinal. Un consumo adecuado de fibra diario (35 g. en hombres y 25 g. en mujeres) controla el apetito, mantiene estables los niveles de glucosa en sangre y puede ayudar incluso a disminuir los niveles de colesterol LDL (colesterol malo).

Frutos rojos: no para todos

Como vemos, los frutos rojos son alimentos interesantes para incluir en la dieta por sus numerosas propiedades. Pero existen dos grupos para los que los frutos rojos no serían aconsejables: pacientes con patologías renales y pacientes que toman anticoagulantes.

El ácido oxálico presente en estas frutas, y en otros alimentos como espinacas, pimiento, cacao, etc., pueden formar sales con ciertos minerales (como el calcio o el hierro) dando lugar a cristales de oxalato que podrían obstruir los túbulos renales. Por ello, aquellas personas con problemas de riñón deberían limitar el consumo de alimentos ricos en esta sal para disminuir la probabilidad de aparición de piedras en el riñón.

Los frutos rojos, junto con el kiwi, el aguacate y las peras, tienen una cantidad moderada de vitamina K, que está relacionada con el proceso de coagulación de la sangre. Dado que el cuerpo la produce en poca cantidad, la principal fuente de obtención de esta vitamina son los alimentos. Por ello, aquellas personas que estén en tratamiento con anticoagulantes deberían moderar su consumo, priorizando otras frutas con menor contenido en esta vitamina. Se recomiendan 3 piezas de fruta diarias en el marco de una dieta equilibrada.

  Rocío Narbaiza: Farmacéutica & Nutricionista