Para ver la Tienda On Line debes acceder a tu cuenta.

Utilizamos cookies propias o de terceros para analizar y optimizar la navegación en nuestro sitio web así como para publicidad comportamental.
Si sigues navegando, consideramos que acepta su uso y nuestra Política de Cookies.
Para obtener más información o cambiar la configuración, lee nuestra Política de Cookies.

Accede a tu cuenta

  • Conectando...

BM no es lo mismo

Tu compra AHORA más cómoda Vídeos de recetas Tarjeta BM

07 jun 2017Salud y alimentación

Cómo conservar los diferentes tipos de alimentos

Cómo conservar los diferentes tipos de alimentos

Conservar alimentos en casa, tanto frescos como cocinados, es una tarea sencilla pero conviene tener en cuenta algunos aspectos para prevenir posibles contaminaciones y poder conservar durante más tiempo sus propiedades.


Cómo conservar productos congelados 

Con los productos congelados debemos tener en cuenta tres aspectos básicos:

Guardarlos primero: cuando lleguemos a casa con la compra es lo primero que debemos guardar en la nevera para no romper la cadena de frío.

Descongelar de manera suave: la descongelación de estos productos debe realizarse de manera suave, en la nevera o bañada en agua para evitar la pérdida de nutrientes y su deshidratación. Asimismo esta fase es muy importante para prevenir el crecimiento de bacterias.

No volver a congelar: Un producto congelado no debe volver a congelarse salvo que sea un producto crudo que queramos cocinar y volverlo a congelar después.  


Cómo conservar productos empaquetados

Una vez abiertos, si nos sobra parte del contenido, en el caso de los envases no provistos del sistema de cierre, los guardaremos envueltos en papel de aluminio o film transparente.

Debemos aplicar esta regla en la mayoría de los envases de plástico  y envases no provistos de sistema de cierre cuyo contenido trasvasaremos a otro recipiente cerrado. Haremos lo mismo con las latas.


No mezclar alimentos

La separación de alimentos es muy importante para evitar posibles contaminaciones cruzadas.

Es importante tener un orden en la nevera para los distintos tipos de alimentos colocando los alimentos crudos separados de los ya cocinados convenientemente protegidos y preferiblemente en la parte inferior de la nevera.


 Enfriar antes de guardar

Antes de guardar en la nevera platos recién cocinados, debemos dejarlos enfriar para evitar la aparición de bacterias y favorecer su conservación. Además, si no lo hacemos, el calor podría aumentar la temperatura de nuestro frigorífico y llegar a estropearse.


Cómo organizar la nevera

La organización de la nevera es primordial para garantizar una óptima conservación de los alimentos. Los cajones inferiores son el espacio reservado para frutas, verduras y hortalizas para evitar que el exceso de frio dañe sus propiedades.

La puerta es la zona menos fría del frigorífico por lo que resulta ideal para colocar productos que no necesitan temperaturas muy bajas (salsas, mermeladas, bebidas, etc.).

La parte baja de la nevera suele ser la más fría, por tanto, es la más adecuada para alimentos perecederos como la carne o el pescado.

Los lácteos, embutidos, huevos y platos cocinados irán en la parte media y superior de la nevera.

Además, hay que tener en cuenta que hay cantidad de alimentos que no necesitan frío para su conservación. Los tomates, aguacates, plátanos y la piña por ejemplo, se conservan mejor fuera del frigorífico y en temperatura ambiente por cortos periodos de tiempo. Verduras como el pimiento, calabacín o berenjena, y alimentos como quesos curados, chocolate, cebolla y ajo también son alimentos que se conservan mejor fuera de la nevera. Por otro lado, se recomienda conservar las patatas en un lugar oscuro, fresco y seco con el objetivo de mantener todas sus propiedades.