Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar y mejorar la navegación de los usuarios en nuestro sitio web así como para ofrecer publicidad de interés siempre y cuando lo consientas expresamente aceptando este mensaje. Puedes leer más sobre nuestra política de Cookies.

Accede a tu cuenta

  • Conectando...
BM SUPERMERCADOS

ACTUALIDAD

Foto 1

Trucos

Trucos para que no sea un caos hacer mantequilla casera

¿Quieres preparar en casa tu propia versión de la mantequilla casera? Perfecto, porque tiene una elaboración realmente fácil que te sacará de un apuro cuando la necesites y se te haya olvidado ir a comprar.

La mantequilla no es más que el producto que se obtiene tras batir enérgicamente la crema de leche o nata –que es más alta en grasa que la leche- y separarla del resto de los componentes. Con ella podemos elaborar muchas recetas de repostería o utilizarla para untar en unas ricas tostadas.

Además, si se consume en cantidades moderadas no es perjudicial, sino que aporta beneficios como vitaminas y minerales. Te damos algunos trucos para que te salga riquísima y no tengas ningún contratiempo.

Ingredientes

Ingredientes de la receta para unos 250 gramos de mantequilla:

600 ml de nata para montar (lo ideal es que tenga al menos un 35% de materia grasa).

Media cucharada de sal (opcional).

Plantasaromáticas frescas (opcional).

Preparación

Antes de ponerte a elaborar la mantequilla, asegúrate de que la nata está muy fría habiéndola dejado previamente en la nevera. Una vez que la sacas, viértela en un recipiente que a ser posible también esté frío y que sea lo suficientemente alto, ya que cuando montes la nata aumentará de volumen.

Llega el momento de ponerse a batir. Lo más práctico es que utilices una batidora eléctrica hasta que veas que se monta la nata. Llegado este punto, debes continuar batiendo hasta que cambie la textura y comience a separarse el líquido de la grasa.

El líquido resultante que se queda en el fondo es en realidad el suero de leche y debemos retirarlo escurriéndolo cuidadosamente con un colador. Un truco: no te deshagas del suero, ya que puedes utilizarlo para, por ejemplo, hacer bizcochos.

Una vez retirado el suero, nos quedamos con la parte grasa (la mantequilla). Según nuestros gustos, es el momento de añadir una pizca de sal u otros ingredientes como hierbas tipo tomillo o albahaca y mezclarlos bien con la mantequilla batiendo un poco más.

Retiramos el resultado y le damos forma hasta conseguir una pasta compacta haciendo por ejemplo una bola. Ya casi lo tenemos.

Cuando hayamos dado este paso, toca introducir la mantequilla resultante en un cuenco con agua muy fría para evitar que se derrita. Además, aprovechamos para lavarla eliminando así cualquier resto de suero que pudiera quedar y la secamos con papel absorbente. Algunos cocineros optan por integrar la sal en este momento y no previamente.

¡Ya la tenemos lista! Puedes darle por ejemplo forma de barra para presentarla. Eso sí, recuerda siempre conservarla en la nevera dentro de un recipiente hermético.

En BM Supermercados te animamos a preparar tu propia mantequilla y te informamos de que disponemos de un amplio surtido de marcas de nata para cocinar.