Para ver la Tienda On Line debes acceder a tu cuenta.

Utilizamos cookies propias o de terceros para analizar y optimizar la navegación en nuestro sitio web así como para publicidad comportamental.
Si sigues navegando, consideramos que acepta su uso y nuestra Política de Cookies.
Para obtener más información o cambiar la configuración, lee nuestra Política de Cookies.

Accede a tu cuenta

  • Conectando...

BM no es lo mismo

Tu compra AHORA más cómoda Vídeos de recetas Tarjeta BM

17 jul 2017Alimentación

Mitos y creencias sobre la lechuga: ni engorda ni retiene líquidos

Lechuga BM Supermercados

En este post analizamos dos creencias sobre la lechuga que están muy extendidas y que desmitifica la Doctora Marta Aguirre, especialista en nutrición y medicina estética.

1. LA LECHUGA ENGORDA Y MÁS POR LA NOCHE

Al ser muy rica en fibra, la lechuga tiene propiedades beneficiosas: ayuda a regular el tránsito intestinal y a corregir el estreñimiento. Sin embargo, como todos los alimentos ricos en fibra, puede producir flatulencia y meteorismo. Esto hace que algunas personas se sientan con más perímetro abdominal o más hinchadas, pero eso es solo aire y no es engordar. Engordar significa aumentar la grasa y es imposible dado por su bajo aporte calórico. Por lo tanto, LA LECHUGA NO ENGORDA.

Para mitigar este problema de la distensión abdominal, las recomendaciones son: no poner gran cantidad, cortarla pequeña en “Juliana” ya que ayuda a la predigestión y masticarla lentamente.

Por otro lado, la lechuga suele consumirse en ensalada aliñada con vinagre, que es ácido acético, y esto aumenta la acidez gástrica. Por lo tanto, las personas con hernia hiatal y reflujo gastro-esofágico deben tener cuidado.

Aliñándolo con un poco de limón puede solucionarse. También es recomendable consumirla en la comida y no en la cena. En caso de consumirla en la cena, siempre debería hacerse al menos dos horas antes de acostarse y nunca en gran cantidad; ni cenas copiosas ni grasientas que acompañen a la lechuga, mucho menos acompañada de bebidas con gas.

En ocasiones, dado el estrés y falta de tiempo, llegamos tarde a casa después de no haber comido lo suficiente, lo que hace que hagamos la comida principal en las últimas horas del día. Esto no es correcto ya que el aporte de la cena debe ser entre el 15-25% del total de calorías del día y, a veces, lo hacemos al revés. Es conveniente cenar poco para que, mientras dormimos, el organismo tire de sus reservas.

Cenar mucho está directamente relacionado con la producción de grasa, sobrepeso y obesidad. Si la cena es rica en calorías además, aumenta la probabilidad de engordar. La lechuga tan solo tiene 12 kcal/100g.

2. LA LECHUGA RETIENE LÍQUIDOS

La lechuga, al igual que el resto de verduras y frutas, es un alimento rico en agua, pero esa agua ni se queda con nosotros para siempre ni nos hace pesar más. Es más, en personas sanas ocurre al contrario. El agua que contiene, así como la cantidad de potasio, aumentan la diuresis y es depurativa.

Hay ocasiones en las que algunas personas comentan que si cenan lechuga o verdura se levantan con los párpados y los dedos hinchados, afirmando incluso que no les entran los anillos. Esto puede suceder porque el agua, durante el día, se acumula en las zonas más declives, allí donde les lleva la gravedad, que suelen ser los tobillos, produciéndose un ligero edema o agua que escapa del torrente vascular, al tejido blando que los circunda. Sin embargo, al dormir ocurre lo contario. Si estamos tumbados con las piernas elevadas, ese agua se reabsorbe desde las piernas y se ubica allí donde el tejido es más laxo: las ojeras, los dedos, etc.Así, durante el día, ese líquido pasa al torrente circulatorio, pasa el filtro del riñón y lo orinamos.

En general, en consumidores sanos, LA LECHUGA NO RETIENE LÍQUIDOS, COMO CUALQUIER ALIMENTO RICO EN AGUA, NOS AYUDA A DEPURAR Y A ORINAR.

Marta aguirre   Dra. Marta Aguirre. Nutrición y Medicina estética

 

La calidad de la lechuga está directamente relacionada con su frescura. Las lechugas de BM Supermercados provienen de huertas locales, se cortan a primerísima hora de la mañana y en muy pocas horas, esa misma mañana están en nuestros supermercados.

Los ciclos de cultivo son de treinta días en verano por las condiciones climatológicas favorables, mientras que en invierno son ciclos de hasta noventa días. Por eso, en esas fechas, no siempre están presentes en tienda las lechugas de nuestros productores locales.

Recuerda que las recomendaciones nos dicen que hay que comer cinco raciones al día, entre frutas y verduras, consumir siempre los productos frescos y de temporada y ahora, ¡es el turno de la lechuga de nuestras huertas!