Accede a tu cuenta

  • Conectando...
BM SUPERMERCADOS

ACTUALIDAD

Foto 1

Alimentación saludable

Guisante, la semilla que reúne lo mejor del mundo de las verduras y las legumbres

A pesar de que aún persiste la creencia de que los guisantes pertenecen al grupo de las hortalizas y verduras, la realidad es que se encuadran en la familia de las leguminosas.

El guisante es la semilla comestible de la planta Pisum sativum que crece en el interior de una vaina de color verde intenso, de unos 5 a 10 cm de longitud, en la que se puede encontrar entre 7 y 9 guisantes.

Sin embargo, dependiendo del momento en que se recolecten y de la variedad a la que pertenezcan, su composición nutricional se asemejará más a una u otra familia.

Así, los guisantes de primavera son frescos y nutricionalmente más parecidos a verduras y hortalizas, mientras que los guisantes que se consumen el resto del año son secos y más cercanos a las legumbres en lo que a propiedades nutricionales se refiere.

Su temporada de recolección y mejor época de consumo dependen de la variedad, pero la temporada para degustar los exquisitos guisantes frescos es durante los meses de primavera.

Guisante: fuente de proteínas, fibra y vitaminas.

Entre las principales propiedades nutricionales de los guisantes destacan su baja proporción de grasa y nulo contenido en colesterol, por lo que resulta un alimento muy saludable y apropiado para incorporar de manera regular a nuestra dieta. Otras ventajas nutricionales:

  • Ricos en proteínas: Una ración de guisantes (150 g) contiene casi la misma cantidad de proteína que un huevo, aunque de menor calidad. Las proteínas de origen vegetal son incompletas porque les falta algún aminoácido, lo cual se puede solventar acompañando los guisantes con un trozo de pan integral o arroz.
  • Alto contenido en fibra: Ayuda a regular el tránsito intestinal y los niveles de glucosa en sangre, y contribuye al mantenimiento de los niveles de colesterol. La fibra que contienen es rica en oligosacáridos, que sirven de sustrato para las bacterias que viven en el intestino. Es lo que se conoce como prebiótico, con un papel fundamental en la salud ya que impiden la proliferación de bacterias patógenas.
  • Fuente de vitamina C: Una ración de guisantes (150g) contiene aproximadamente la mitad de vitamina C necesaria para cumplir los requerimientos diarios de un adulto. Mejora la absorción del hierro, conserva las encías, huesos, dientes y vasos sanguíneos y ayuda al sistema inmunitario (reduce al mínimo el tiempo de cocción para evitar perderla: unos dos minutos para los guisantes frescos).
  • Buen nivel de vitaminas del grupo B: Entre ellas destaca la vitamina B1, que fomenta la producción de la energía para el funcionamiento de músculos y el corazón. También tiene vitamina B3, importante en funciones metabólicas y en el mantenimiento de la piel. Los folatos, por su parte, ayudan en la producción de glóbulos rojos y el desarrollo del tubo neural del feto durante el embarazo.
  • Contienen hierro: Aunque es del tipo no hemo y por tanto es necesaria la vitamina C para su absorción. Como hemos dicho, los guisantes son ricos en esta vitamina, pero parte de ella se perderá durante la cocción, por lo que sería interesante tomar de postre un kiwi, un par de mandarinas o un puñado de fresas.

Además, los guisantes son uno de los alimentos más versátiles de la cocina, ya que se preparan rápidamente y pueden consumirse como plato principal, guarnición o ingrediente de otras preparaciones. Son ampliamente aceptados por los niños por su sabor dulce y suave, y por su vistoso color.

  Rocío Narbaiza: Farmacéutica & Nutricionista