Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar y mejorar la navegación de los usuarios en nuestro sitio web así como para ofrecer publicidad de interés siempre y cuando lo consientas expresamente aceptando este mensaje. Puedes leer más sobre nuestra política de Cookies.

Accede a tu cuenta

  • Conectando...
BM SUPERMERCADOS

ACTUALIDAD

Foto 1

Salud y Belleza

Cuidados de la piel en invierno

El invierno es un gran enemigo de nuestra piel, ya que el frío, el viento y la humedad son agentes muy agresivos con los que tenemos que combatir a diario. Lo que ocurre exactamente en esta estación es que bajan los niveles de humedad en la atmósfera, por lo que nuestra piel reacciona liberando hidratación, y provoca mayor sequedad. Es recomendable y necesario aplicar sobre toda nuestra piel productos hidratantes, sobre todo en el rostro, la parte más expuesta a los agentes propios del invierno, para tenerla hidratada y evitar la sensación de tirantez y tensión.

No solo el ambiente exterior puede dañar nuestra piel. Los interiores con niveles altos de temperaturas derivadas de las calefacciones resecan nuestra piel y tenemos que evitar una exposición directa a este calor. Además, los ambientes contaminados y la polución también ayudan a aumentar la sequedad en nuestra piel.

Aunque el sol en esta época del año es menos dañino, es necesario aplicarnos protección solar,  sobre todo si tenemos una piel clara. Si hacemos excursiones a la montaña o vamos a esquiar, debemos tener especial cuidado, ya que las radiaciones aumentan con la altitud y es peligroso el efecto reflejo que el sol produce sobre la nieve y que repercute directamente en nuestro rostro, la parte del cuerpo que tenemos menos cubierta.

La cara es el espejo del alma, y es la parte más afectada en los meses de invierno. Además, nuestra piel, el órgano más extenso de todo nuestro cuerpo, tiene la función de hidratar los órganos internos. Por eso es necesario tener nuestro rostro bien hidratado, no solo por mantener un buen espejo de nuestra alma, sino por nuestra propia salud.

A continuación, te damos unos consejos para evitar tener una piel seca este invierno:

  • Hidrata bien todo tu cuerpo, incluidos labios, y prestando especial atención en manos, codos y rodillas.
  • Bebe dos litros de agua al día. Esto ayudará a que tu organismo esté hidratado y se refleje en tu piel.
  • Las frutas frescas son un gran aliado para nuestra piel, ya que nos aportan las vitaminas que nos hidratan y benefician.
  • Evita el calor de la calefacción superior a 20 grados, ya que nos quitará la humedad natural de nuestra piel.
  • Dúchate, siempre que puedas, con agua tibia, ya que el agua fría o caliente puede provocar el rompimiento de vasos sanguíneos.

No olvides aplicarte un tratamiento nutritivo durante el invierno todos los días. Nuestra piel está más sensible en esta fría estación, por lo que hidratarte es una obligación, no solo para evitar la sequedad, sino por tu propia salud.