Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar y mejorar la navegación de los usuarios en nuestro sitio web así como para ofrecer publicidad de interés siempre y cuando lo consientas expresamente aceptando este mensaje. Puedes leer más sobre nuestra política de Cookies.

Accede a tu cuenta

  • Conectando...
BM SUPERMERCADOS

ACTUALIDAD

Foto 1

Salud y Belleza

Consejos para cuidar la piel en verano

Está claro que debemos mimar la piel todo el año, pero especialmente cuando llega el verano. Además, nuestra preocupación no debe consistir solo en cómo cuidar la piel del sol. El cloro de las piscinas o el agua salada del mar también pueden dañar nuestra piel y, por ello, hay que tomar ciertas precauciones, pero ¿cuáles son esos cuidados que exige nuestra piel en verano?

Protección solar
Debemos aplicarnos protección solar siempre que salgamos a la calle. A veces cometemos el error de pensar que solo necesitamos protegernos del sol cuando vamos a la playa o a la piscina, pero no es así. Dando un paseo o simplemente yendo al trabajo también podemos exponernos al sol. Para que la protección sea más efectiva conviene aplicársela 30 minutos antes de la exposición y tendremos que elegir el fotoprotector que más se adecúe a nuestro tipo de piel.

Cuida tu rostro
El rostro es una de las zonas más delicadas de nuestro cuerpo. Es la que más expuesta está a los rayos UVA y por eso debemos vigilarla especialmente. Utiliza un fotoprotector más elevado y gorros o sombreros para conseguir una mayor protección. Además conviene limpiarse la cara al menos dos veces al día para mantener los poros libres de impurezas.

Exfoliar
Si no tienes por costumbre exfoliarte la piel, conviene que cojas este hábito en verano. Eso ayudará a eliminar la piel muerta y mejorar la circulación de la sangre.

Ropa adecuada
En verano sudamos más y eso puede provocar irritaciones en la piel y molestias. Busca una ropa adecuada para evitar una sudoración en exceso y posibles roces.

Hidrata la piel
Aplícate una crema hidratante después de cada ducha y tras una jornada de playa, piscina o monte mejor si la crema es reparadora para después del sol.

La alimentación y la hidratación
Con el calor es necesario hidratarse, pero beber líquidos también nos ayuda a mejorar el aspecto de nuestra piel. Del mismo modo, los alimentos que ingerimos influyen. Son beneficiosos los cítricos o los frutos rojos, ricos en vitamina C; la zanahoria, que ayuda a reducir la flacidez de la piel; o las verduras de hoja verde como la escarola, la espinaca o las acelgas, que tienen propiedades antioxidantes.