Accede a tu cuenta

  • Conectando...
BM SUPERMERCADOS

ACTUALIDAD

Foto 1

Trucos

Cómo freír para evitar la acrilamida

¿Has oído hablar de la acrilamida? Es básicamente una sustancia que aparece en ciertos alimentos ricos en almidón como consecuencia de su cocinado a altas temperaturas –especialmente al freírlos- y que se asocia sobre todo a patatas fritas, cereales, galletas, pan y café. Diferentes estudios han certificado que la acrilamida podría ser potencialmente perjudicial para la salud. No es necesario alarmarse, pero ¿qué podemos hacer en casa a la hora de freír para evitar su aparición?

La Autoridad Europea en Seguridad Alimentaria (EFSA) confirmaba el potencial peligro de esta sustancia al publicar recientemente una serie de medidas para reducir los niveles de acrilamida en la industria alimentaria. Pero… ¿y cuándo estamos en nuestra casa y nos apetecen por ejemplo esas ricas patatas fritas crujientes que tanto nos gustan?, ¿tenemos que renunciar a ellas? No necesariamente. Bastará con seguir una serie de consejos:

  • Consume siempre que puedas patatas frescas y evita los snacks industriales, sobre todo aquellos que estén muy tostados.
  • Conserva las patatas en un lugar oscuro, seco y a temperaturas por encima de los 6 ºC (nunca en la nevera).
  • Acostúmbrate a lavar las patatas antes de freírlas o incluso a meterlas en agua media hora antes de cocinarlas. Sécalas muy bien antes de cocinarlas.
  • Puede que las patatas muy finas te gusten más, pero se aconseja que el corte sea más grueso para reducir acrilamida.
  • Ajústate todo lo posible a los tiempos y temperaturas exactas de cocinado.
  • Nada de sartenes humeantes. Fríe a baja temperatura: no más de 175ºC, aunque la acrilamida comienza a formarse a partir de los 120ºC.
  • El consejo más importante: no dores demasiado: si en tus fritos empieza a salir un color marrón será señal de que lo estás haciendo mal. Esto te valdrá tanto para las patatas como para croquetas, etc.
  • Si nos has podido evitar que se te queme alguna parte, retírala.
  • Intenta no reutilizar aceite y si lo haces, límpialo de aquellas pequeñas migas quemadas que se hayan podido quedar en él.
  • Evita recalentar en el microondas aquellos alimentos que ya hayas frito.
  • Saca la creatividad que llevas dentro y prueba a utilizar otros métodos de cocinado como el vapor o la ebullición.
  • Una dieta equilibrada con más pescado y verdura y menos fritos siempre es un buen consejo. A las horas del “picoteo” sustituye los fritos y las galletas por frutos secos sin tostar o fruta.

En BM Supermercados encontrarás una gran variedad de productos para llevar una dieta variada.