Accede a tu cuenta

  • Conectando...
BM SUPERMERCADOS

ACTUALIDAD

Chipirón: cae en sus saludables tentáculos

Apostar por alimentos bajos en grasas y ricos en nutrientes. Es decir, incorporar a nuestra dieta alimentos saciantes y que no engorden. Esa es la esencia de una nutrición saludable. ¿Suena fácil, verdad? Pues en ocasiones los tenemos delante y no nos enteramos. Ese es el caso de los chipirones, un producto de temporada que conviene aprovechar.

La palabra chipirón se utiliza para hacer referencia a cualquier calamar de pequeño tamaño.Técnicamente son cefalópodos, un tipo de invertebrado de la familia de los moluscos, al igual quelos pulpos o las sepias.

Además de protagonizar muchas recetas de la cocina mediterránea, los chipirones son una buena elección desde el punto de vista nutricional. Aportan gran cantidad de proteínas de alto valor biológico (17 g. por 100 g.), y son ricos en ácidos grasos insaturados Omega-3, que contribuyen a cuidar el corazón.

Del mismo modo, son un alimento bajo en calorías (82 kcal. por cada 100 g.), por lo que es ideal para incluir en dietas de adelgazamiento o de mantenimiento de peso.

También contiene minerales. Destacan el fosforo, yodo y selenio; y en menor medida, calcio y hierro. El selenio es un antioxidante relacionado con la vitamina B, mientras que el yodo interviene en la síntesis de las hormonas tiroideas, fundamentales para el funcionamiento del metabolismo.

Otro punto destacable de los chipirones son sus vitaminas, en especial las del grupo B (B3, B12). Una ración de chipirones aporta el 100% de la cantidad diaria recomendada de vitamina B12 (favorece el sistema inmune).

Eso sí, los chipirones son ricos en colesterol, así que aquellas personas que tengan niveles altos deben consumirlos esporádicamente.

Trucos para conservarlos

Los chipirones, y otros cefalópodos como los calamares, sepias, chopitos o pulpos, son un producto excelente para utilizar fresco. Lo mejor es consumirlos en el menor tiempo posible para disfrutar de todo su sabor y cualidades, a poder ser en el mismo día.

Para una mejor conservación en fresco (congelados resisten bien hasta 6 meses) se pueden almacenar en la nevera, en un recipiente con rejilla para que no repose sobre agua, y tapados con un paño húmedo para evitar que se sequen.

  Rocío Narbaiza: Farmacéutica & Nutricionista