Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar y mejorar la navegación de los usuarios en nuestro sitio web así como para ofrecer publicidad de interés siempre y cuando lo consientas expresamente aceptando este mensaje. Puedes leer más sobre nuestra política de Cookies.

Accede a tu cuenta

  • Conectando...
BM SUPERMERCADOS

ACTUALIDAD

Foto 1

Producto de temporada

Bonito del norte: es tiempo de cuidarse

Estamos en plena temporada de bonito del norte y no debemos desaprovecharla. Es uno de los principales representantes de los pescados azules, ya que posee un alto contenido de grasa insaturada y otros elementos saludables que veremos a continuación. Pero antes, repasemos algunas diferencias entre el bonito del norte y el bonito del sur.

El bonito del norte (Thunnus alalunga), es conocido como atún blanco y pertenece a la familia de los túnidos. A diferencia del bonito del sur (Sarda sarda), también llamado bonito común o del Atlántico, el bonito del norte sobrepasa los 4 kg de peso y se captura en el Cantábrico con anzuelo.

La principal diferencia entre el bonito y el atún es la longitud de la aleta pectoral, que es bastante más larga en el bonito, además de las rayas oblicuas de color oscuro que el bonito presenta a ambos lados de la zona dorsal. Además, la talla del bonito oscila entre los 50 y 80 cm, pudiendo alcanzar el metro de longitud.

La temporada del bonito comprende los meses de verano, principalmente mayo y junio que es el momento ideal para su consumo.

¿Por qué debo comer bonito del norte?

  • Es rico en ácidos grasos insaturados: Entre ellos el omega 3, que mantienen unos buenos niveles de colesterol en sangre, previniendo la aterosclerosis y las enfermedades del corazón.
  • Tiene vitaminas liposolubles: Una ración de este pescado aporta la cantidad diaria recomendada de vitamina D, tan importante en la absorción de calcio y la prevención de la osteoporosis.
  • Es una fuente de proteínas de calidad: Contienen todos los aminoácidos esenciales –los que el organismo no puede sintetizar y necesita tomarlos de la dieta- en cantidad óptima para satisfacer nuestras necesidades.
  • Rico en vitaminas del grupo B: Destaca la presencia de las vitaminas B12, B3 y B6. Entre sus múltiples funciones están el mantenimiento de una correcta función neurológica, la reducción del cansancio y la fatiga o el refuerzo del sistema inmune.
  • Contiene minerales vitales: Fósforo, potasio y, sobre todo, selenio. Una ración cubre las necesidades diarias de un adulto de este mineral beneficioso para el pelo, las uñas y el correcto funcionamiento de la glándula tiroides.
  Rocío Narbaiza: Farmacéutica & Nutricionista