Accede a tu cuenta

  • Conectando...
BM SUPERMERCADOS

ACTUALIDAD

Foto 1

Producto de temporada

5 embutidos italianos imprescindibles en tu despensa

La gastronomía italiana es enormemente variada. El mayor ejemplo lo encontramos en los cientos de tipos de pasta, pizzas y risottos que existen en su amplísimo recetario. Pero hay más alimentos en los que exhiben un amplio catálogo, entre ellos los embutidos o fiambres.

Los embutidos (salumi en italiano) son los protagonistas en los entrantes (antipasto) en las  mesas italianas, aunque también los encontramos incorporados en infinidad de recetas. Se elaboran con carne, normalmente de cerdo o ternera, y cada región tiene sus secretos fruto de centenares de años de cuidadosa elaboración artesanal.

Te invitamos a descubrir y degustar algunos de los más típicos de la charcutería italiana:

Mortadella

Es un embutido muy antiguo elaborado únicamente con carne de cerdo. Existen variaciones aderezadas con sal y pimienta en grano, con pistachos o aromatizadas al ajo o la trufa. Es el ingrediente principal en el relleno de los tortellini a la boloñese.

Bresaola

Se trata de una carne de ternera curada durante dos o tres meses. Se originó en la región de Lombardía, en las comarcas cercanas de los Alpes. Se sirve cortada en finas lonchas, aliñada con aceite de oliva crudo, zumo de limón, sal y pimienta. Se pueden añadir también rúcula, trocitos de parmesano, vegetales variados, setas, etc.

Salame

El salami es un embutido originario de Italia. Por su forma puede confundirse con el salchichón español, la diferencia está en que el salami se elabora con una mezcla de carnes y tocino de vacuno y cerdo sazonadas con pimienta, ajo y sal.

Pancetta

La pancetta es un tipo de carne curada en salazón y condimentado con nuez moscada, pimienta, hinojo, guindilla seca molida y ajo. Cuando se sirve sola, la pancetta enrollada se sirve en lonchas muy finas. A menudo se usa para dar sabor a otros platos, especialmente la pasta a la amatriciana.

Proscciuto o jamón curado

Es un jamón crudo con sabor dulce y refinado, pero de sabor intenso. Se usa en combinación con diferentes sabores: con el melón como antipasto, con cerdo asado o como ingrediente principal de los clásicos tortellini.