Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar y mejorar la navegación de los usuarios en nuestro sitio web así como para ofrecer publicidad de interés siempre y cuando lo consientas expresamente aceptando este mensaje. Puedes leer más sobre nuestra política de Cookies.

Accede a tu cuenta

  • Conectando...
BM SUPERMERCADOS

ACTUALIDAD

Foto 1

Alimentación saludable

Pithaya: la fruta (del dragón) que tomarían en Juego de Tronos

La pithaya o “fruta del dragón” era hasta hace poco toda una desconocida para la gran mayoría. Pero en la actualidad, esta vistosa fruta exótica está triunfando en las redes sociales por su versatilidad y, sobre todo, por su llamativa apariencia convirtiéndose en la protagonista de centenares de miles de fotografías de comidas y platos.

Y no es para menos: los que prueban la pithaya se quedan prendados por su sabor sutil, ligeramente dulce y floral; por su interior carnoso y fresco; y también por las múltiples posibilidades culinarias y ornamentales que ofrece. Por no hablar de las muchas propiedades saludables que atesora este fruto.

Su forma ovalada es muy peculiar, con una sugerente cáscara morada y verdosa que ya de por sí es una original obra decorativa… ¿no os recuerda a una bola de fuego valyrio? ;) Lo cierto es que este exótico fruto originario de América podría aparecer perfectamente en un capítulo de Juego de Tronos, ¡porque da la talla con su fantástico y casi irreal aspecto! :D. De hecho ya inspira a algunos fans de esta serie a hacer platos como la ensalada madre de dragones.

El interior de la pithaya es carnoso, con una pulpa blanca o rosada (también hay una variedad con el exterior amarillo) que está salpicada de pequeñas semillas negras. Lo podríamos comparar con el interior de un kiwi, de hecho lo puedes comer igual, directamente con una cucharaJ.

También puedes cortarla en rodajas o tacos para incorporar a ensaladas, macedonias o sorbetes. ¡Y no tires la cascara! Puede servirte como un original plato para servir la pithaya y otras frutas.

Beneficios de la pithaya

  • Es baja en calorías: unas 50 kcal. por 100 g. (similar al kiwi). Además, el 90% es agua, por lo que resulta una fruta diurética.
  • Contiene mucha vitamina C, B1 y A: refuerza el sistema inmunológico, cuida la piel, mantiene las mucosas saludables y tiene efectos beneficiosos para la vista. 
  • Las semillas de pithaya -además de aportar una agradable textura crujiente- también son ricas en vitamina E y ácidos grasos.
  • Mejora el apetito y regula el tránsito gracias a su contenido en fitoalbúmina, pectinas y fibra.
  • Previene enfermedades cardiovasculares: sus ácidos grasos insaturados y flavonoides contribuyen a reducir el colesterol LDL (“colesterol malo”).
  • Aporta una buena cantidad de fósforo, manganeso, hierro, magnesio y calcio: es antioxidante, ayuda a fortalecer huesos y dientes, cuida los músculos y la memoria, aporta energía, etc.

Sácale todo el jugo

Si buscas un poco por la red puedes encontrar interesantes recetas con pithaya. Una manera sencilla de disfrutar esta fruta –además de comerla directamente- es combinarla con otras (sandía, lichi, mango, papaya, kiwi, plátano, etc.) y hacer un delicioso y nutritivo batido.

Para la base del smoothie puedes usar yogur natural o leche, también puedes optar por una bebida vegetal (avena, soja, etc.) y entre los ingredientes te recomendamos: 1 pithaya; 1 plátano; 1 kiwi; un puñado de arándanos; media cuchara de jengibre; 175 ml de zumo de manzana (puedes variar o incluir los ingredientes al gusto); también puedes edulcorarlo si te gusta dulce. Licúalo todo y sírvelo frío.

Si te acercas a la frutería de BM Supermercadoste asesorarán sobre esta fruta tan vistosa como apetitosa.

Consejos para servir la pithaya

  • No te compliques: ¡sírvela fresca y sin aderezos para disfrutar de su sabor y textura!
  • Lávala bien y córtala por la mitad. Puedes comerla directamente o recoger la carne con una cuchara para usarla en algún otro plato.
  • Su carne se puede disfrutar en batidos, sorbetes, brochetas o cócteles de frutas. Añade agua de coco, zumo de limón, etc. para darle un toque dulce o acido.